Cultura

APAC presenta libro que ayuda a inmortalizar antigua misa misional chiquitana

La Missa III Mo Fiesta Purificación fue escrita entre 1730 a 1740. De autor anónimo, pero atribuida al padre suizo Martin Schmidt, fue conservada durante más de tres siglos por los pobladores de Chiquitos, en Santa Cruz, Bolivia, que guardaron con celo y fervor la partitura que destaca hoy como la única y más antigua en el mundo.

 

Fue un acto sencillo y breve, pero muy emotivo, el celebrado este domingo 2 de septiembre en el salón de actos de la Alcaldía Municipal de San Ignacio de Velasco, a 470 kilómetros de Santa Cruz de la Sierra. Allí, la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC) hizo entrega oficial del libro “Misa III Mo Fiesta Purificación”, una publicación que contiene los resultados de la investigación realizada por el padre Piotr Nawrot sobre la composición de autor anónimo, pero atribuida al padre suizo Martin Schmidt.

El padre Schmidt fue uno de los enviados por la Compañía de Jesús para trabajar en las misiones de evangelización que los jesuitas iniciaron en Chiquitos, luego de la llegada de los españoles. Arquitecto y músico, el padre Schmidt marcó presencia en Chiquitos con su extraordinaria obra reflejada en los templos construidos en las Misiones y con aportes musicales como el que destaca la investigación del padre Nawrot, director artístico de los Festivales Internacionales de Música Renacentista y Barroca “Misiones de Chiquitos” que organiza APAC desde hace más de veinte años, y miembro del nuevo directorio de la Asociación.

“Este es el más antiguo manuscrito misional en el mundo”, remarcó Nawrot ayer al exhibir imágenes de la partitura original incluidas en la publicación. Pero más aún, añadió, es una prueba del extraordinario talento musical que tenían los indígenas de Chiquitos. Gracias a más de 30 años de investigación para descifrar partituras consevadas en miles de folios que hoy forman parte del mayor tesoro musical misional en el mundo, ese talento está registrado en cada una de las adaptaciones y modificaciones hechas por los indígenas en las composiciones que interpretaban.

La Misa III Mo Fiesta Purificación, una de las casi cuarenta misas polifónicas que guarda la colección de música de las antiguas reducciones jesuíticas entre los chiquitanos, mereció una investigación especial que fue posible con el apoyo financiero de la Embajada de Suiza, mismo que fue reconocido y agradecido por Nawrot, pero también por el secretario general de APAC, el maestro Rubén Darío Suárez Arana, y por el alcalde de San Ignacio, Moisés Salces.

Suárez Arana descató la presencia suiza en Chiquitos no apenas ahora, con la ayuda del embajador de Suiza en Bolivia, Roger Denzer, sino desde los inicios de la misión jesuítica en Chiquitos, como lo demuestra el aporte de Schmidt, y siglos después con el de otro destacado arquitecto suizo, Hans Roth, que fue fundamental en la recuperación y restauración de los templos misionales de Chiquitos, hoy reconocidos como Patrimonio Histórico de la Humanidad.

El apoyo suizo a la investigación de la Misa III Mo Purificación contempló el largo y meticuloso trabajo del padre Nawrot, la edición y publicación del libro que está siendo distribuido de manera gratuita por APAC, y una yapa destacada por todos como de gran valor e impacto para mantener vivo ese legado musical: el apoyo al Coro y a la Orquesta Infantil y Juvenil de San Ignacio de Velasco, cuyos integrantes interpretaron ayer cuatro de las cinco partes del Misa Purificación, bajo la dirección del maestro José Adán Uraeza Cuñachiro.

El apoyo al Coro y Orquesta Misional de San Ignacio de Velasco incluye la participación activa de los músicos del Coro Arakaendar, grupo profesional estable de APAC, quienes también estuvieron presentes en el breve concierto de ayer. Para los 35 niños y jóvenes de San Ignacio, así como para los once integrantes de Arakaenda presentes en la víspera, fue emocionante tener en manos copias del histórico manuscrito misional e interpretar juntos la Kyrie, la Gloria, el Santucs y el Agnus Dei.

Antes de interpretar la Misa III Purificación, los músicos ignacianos intepretaron Aventura Chiquitana, una suite de tres obras del Cabildo Indígena (Candelaria, Semana Santa y Fiesta del Pueblo) trabajada por el director Uraeza, y una adaptación del Oboe de Gabriel, el Ave María, de Ennio Morricone, compositor italiano conocido por la trilla sonora compuesta para la película La Misión.

La publicación de la investigación sobre la Misa III Purificación fue destacada de manera especial por el alcalde Salces y por su director de Cultura y Turismo, Luis Alberto Vaca Pinto, quienes aprovecharon la oportunidad para ratificar la apuesta del Gobierno Municipal de San Ignacio por la promoción y preservación de la memoria histórica misional chiquitana. Por eso, dijeron, el Municipio aumentó el presupuesto asignado a la Escuela Misional de Música, de 200.000 a 486.000 bolivianos. Más de 200 niños y jóvenes acuden a diario a la Escuela de Música.

Con la publicación del libro Misa III Mo Purificación, APAC está confiante de lograr la mayor difusión de una de las composiciones misionales más celebradas en Chiquitos desde hace más de tres siglos.

 

Hay que destacar en las fotos la presencia de Juan Pablo Aguilera, representante del Cabildo Indígena; de la profesora Teresa Prada, secretaria del Concejo Municipal; y Napoleón Toledo, de la Fundación Ayuda Social.

También, del Ballet Chiquitano, a cargo de la coreógrafa Vivian Montalván Siles y de su directora María Angela Siles (es una iniciativa particular).

Habrá que decir que el calor del acto ayudó a soportar el frío de 11 grados en San Ignacio… y con llovizna, de yapa.